Prevenir resfriados y gripe

Puesto que prevenir el resfriado resulta más fácil que tratarlo, algunos consejos y hábitos que son muy efectivos en la prevención de la gripe o el resfriado:

LAVAR las manos

Las manos son la principal forma de transmisión de los virus causantes del resfriado. Lavarse frecuentemente las manos, especialmente después de saludar o de estar con otras personas, evita que los virus nos alcancen.

No tocar la cara con las manos, ya que al tocar la nariz, los ojos o la boca con las manos, se pueden introducir agentes infecciosos en el cuerpo.

EVITAR las aglomeraciones de gente

Los virus causantes del resfriado viajan con las gotitas de saliva emitidas al hablar, toser o estornudar. Cuantas más personas tengamos a nuestro alrededor, y cuanto más cerca de ellas estemos, mayor es el riesgo de que nos transmitan virus del resfriado u otros agentes infecciosos.

VENTILAR bien las habitaciones

Las habitaciones mal ventiladas pueden albergar virus y otros agentes infecciosos. Es necesario abrir las ventanas para renovar el aire, al menos un rato cada día.

RESPIRAR aire limpio

El aire limpio de los bosques y las montañas, aunque sea frío, es más preferible para evitar resfriados, que el aire de ambientes cerrados y con humo de tabaco. Siempre que sea posible, salir al campo a respirar el aire de los bosques.

DESCANSO

Respetar las horas de descanso de forma regular, no trasnochar y evitar el estrés, contribuye a mantener en buen estado el sistema inmunológico y a evitar resfriados.

ROPA DE ABRIGO

Cuando hace frío, se deben proteger especialmente el cuello, las orejas, las manos y los pies, además del tronco.
Estas partes del cuerpo son zonas sensibles, cuyo enfriamiento causa un reflejo de vasoconstricción (estrechamiento de los vasos sanguíneos) en la mucosa de la nariz.

BEBER suficiente agua

Mantenerse bien hidratado, bebiendo al menos de 6 a 8 vasos de agua pura, contribuye a proteger las mucosas respiratorias contra los virus.

HUMIDIFICAR el ambiente

EN los ambientes de interior resecos a causa de la calefacción, conviene usar humidificadores.
El aire reseco a consecuencia de la combinación de calefacción y de ventilación escasa, irrita las mucosas respiratorias y favorece los resfriados.

CUIDAR la alimentación

– Comer abundantes frutas y hortalizas ricas en Vitamina C y otros antioxidantes, tales como las frutas en general, y particularmente la naranja y otros cítricos, el kiwi y el escaramujo (Rosa canina).
– Eliminar o reducir el consumo de leche de vaca y de productos lácteos, pues favorecen la producción de mucosidad en la nariz y vías respiratorias.

EVITAR EL ABUSO DE ANTIBIÓTICOS

No tomar antibióticos innecesariamente, pues debilitan las defensas. Las infecciones virales como resfriados, gripes, muchos casos de bronquitis y de sinusitis, no se curan ni mejoran con antibióticos.
Cuando los mocos dejan de ser líquidos y transparentes, y se vuelven amarillentos o verdosos, puede deberse a una sobreinfección bacteriana de las fosas nasales o de los senos paranasales (sinusitis). Los antibióticos solo deben tomarse si los prescribe un médico.

 

El frío vuelve más sensibles a las células de la capa mucosa que recubre el interior de la nariz y de la garganta, causando resfriados. La aparición de mucosidad en la nariz no hace necesario tomar antibióticos, los mocos son un mecanismo de defensa para eliminar los virus de la mucosa nasal.